Rusia abate trece drones con explosivos lanzados contra sus bases en Siria utilizando técnicas de hacking

El ministro de defensa Ruso, Igor Konashenkov, informó que entre el 5 y el 6 de enero de 2018, militares rusos derribaron trece drones con explosivos, en las inmediaciones de las bases rusas Hmeimim y Tartus en Siria, logrando destruir siete de ellos y capturando los seis restantes mediante técnicas de hacking.

Tras un análisis de lo sucedido, el ministro ruso, aseguró, que estos drones disponían de una tecnología muy avanzada, capaces de dirigir los explosivos, por control remoto a más de 50 km de distancia, utilizando sistemas GPS.

Los ataques masivos con drones portando explosivos para cometer actos terroristas, es una técnica emergente a la que se enfrentan las principales potencias mundiales, y a las que pocos gobiernos están preparados para hacerles frente.

Los trece drones interceptados por los militares rusos, son aparatos de fabricación casera, siete de ellos fueron abatidos por misiles antiaéreos, mientras que los otros siete fueron capturados utilizando técnicas de hacking, tres de ellos fueron capturados intactos. Tras un análisis de los sistemas empleados, los investigadores de seguridad rusos, pudieron determinar que el sitio de lanzamiento estaba a una distancia de entre 50 y 100 km.

En España, la Estrategia de Seguridad Naciona (ESN), contempla como una amenaza real, el uso de aeronaves pilotadas remotamente (drones) para acciones de naturaleza agresiva o ilícita por parte de Estados u organizaciones no estatales, para justificar la protección del espacio aereo, y reconociéndo esta amenaza como una vulnerabilidad del espacio aéreo y ultraterrestre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *